El blog Reflexiones y sentimientos está hecho con mucho cariño e ilusión a partir de citas, pensamientos, frases y vivencias. En la mayoría de las ocasiones las reflexiones nos sirven como meditación ante aquella situación que parecía un problema insalvable, nos hacen más conscientes de que las cosas además de ser como son también dependen de cómo las vivimos. Mi consejo es invitaros a leer las reflexiones muy poco a poco, incluso sólo una cada vez, para poder saborearlos y asimilar así mejor su enseñanza.

Náyade García

Historia de una flor


Erase una vez, una flor muy bonita,
sus colores brillaban con el día
y daba fuerza a la propia luz.

Todo el mundo a su paso,
halagaba sus encantos,
la miraban, la admiraban,
le echaban piropos,

pero la flor,
empezó a cansarse de tanta admiración,
y comenzó a ocultar su belleza.

La situación cambio,
ya nadie veía sus atractivos,
y a la gente,
le empezó a pasar desapercibida.

La flor estaba muy contenta
sin recibir tantas muestras de admiración,
pero el sol, ya no podía entregarle su luz,
sus rayos de vida.

Y esa flor tapada, fue perdiendo su fuerza
y sus encantos, poco a poco
la flor se miraba en el espejo
y ya no se veía tan bonita.

Se empezó a preocupar,
empezo a echar de menos
esos piropos, que le decian por la calle,
cuando se mostraba atractiva e insinuante.

La flor, casi marchita
apenas sin fuerza para reaccionar,
escucho al viento enfurecido, gritándole
muéstrate como eres,
enseña tus encantos al sol,
para que pueda devolverte
la luz de tu belleza.

Y la flor, casi sin fuerzas para descubrirse,
intento ser de nuevo la que era,
mostró sus encantos, que con la luz del sol
se fueron poco a poco recuperando,
y la flor empezó de nuevo
a recibir halagos y piropos.

El sol le entrego su luz,
y empezó a iluminarse
de la propia luz,
que la flor desprendía,
brillando otra vez
con la fuerza de un sol radiante.

La flor, ya nunca más se sintió molesta
al recibir piropos y admiración,
y disfruto del placer, de verse bonita
y de sentirse admirada.

Moraleja:

Nunca ocultes tu belleza,
ni desprecies la admiración de los demás.

No hay comentarios:

Publicar un comentario