El blog Reflexiones y sentimientos está hecho con mucho cariño e ilusión a partir de citas, pensamientos, frases y vivencias. En la mayoría de las ocasiones las reflexiones nos sirven como meditación ante aquella situación que parecía un problema insalvable, nos hacen más conscientes de que las cosas además de ser como son también dependen de cómo las vivimos. Mi consejo es invitaros a leer las reflexiones muy poco a poco, incluso sólo una cada vez, para poder saborearlos y asimilar así mejor su enseñanza.

Náyade García

Parábola de la escoba


Era un lugar de tantos, en el que la gente sólo pensaba en ser..., ser importante,ser rico,ser un "premier" en la sociedad.
Estos personajes vivían en una mansión, también importante, también rica,también la mejor de los parajes del lugar.
Eran unas magníficas residencias. En aquel lugar, ser alguien, en un primer puesto, el que fuere, pero ser el primero, era norma de obligado cumplimiento.
En cada mansión, allá en el trastero perdido de los desperdicios había una cosa "nula", fea, sucia, olvidada. Era el antídoto del ser: una escoba, que se sentía no ser nada.
Si acaso, se sentía "la escoba del servicio",y ésa era su máxima aspiración.
¿Qué más podía ambicionar?
Estaba para eso, para ser olvidada o ser utilizada. Esos eran sus derechos.
Estaba siempre dispuesta a brindarse a las gentes de la mansión sin tener por ello predilección alguna en especial porque fuese alguien en concreto quien la utilizase o acariciase.
Su mayor riesgo consistía en que de esa inutilidad "alguien" limpiara muchas cosas, ya que sabía que ese "alguien" siempre sería más grande que ella y por supuesto, tendría infinitos deseos mayores que los suyos de que todo se limpiase.
Su "esperanza" consistía en que serviría como medio para barrer y recoger lo que otros por sus propios medios no le agradaría hacer. En aquel pobre y último rincón, vivía gozosa y sin rechistar, sabiendo que su final sería "la muerte en basurero", pero que moriría en paz por haberse sentido instrumento pobre, ya que "alguien", que la manejó, la hizo "vivir siendo útil ".
Había algo curioso en aquella escoba
Estaba formada por "muchas hojas de palmas unidas", todas iguales y a la vez distintas, que no barrieron por separado, sino todas juntas, desde el primero al último servicio.

2 comentarios:

  1. Querida Náyade:

    Antes de nada ¡¡¡PERDÓN!!! por no haber podido contestar a tus hermosos comentarios, que debo reconocer que fueron para mí como agua de mayo... Porque ese día estaba que me temblaba hasta el velo del paladar... Pero al no poder contactar contigo en el propio comentario, y con el medio lío que se formó con los mensajes que empecé a recibir, lo fui dejando, lo fui dejando, hasta hoy... Aunque te juro que cada mañana me he levantado pensando en ti y prometiéndome a mí misma que no pasaba el día sin escribirte...

    Pero mi vida se ha ido torciendo poco a poco por circunstancias que no vienen al caso, y entre los síntomas depresivos que vuelvo a tener y un mal rollo que me da en la nariz que se está generando, ya no he encontrado el momento de estar en condiciones de escribirte...

    Pero, al final, me he dicho: "O lo hago ya, o va a pasar el tiempo y lo dicho va a quedar en agua de borrajas"... Así que aquí me tienes, postrada a tus pies y con las lágrimas que me sacaste el otro día guardadas en un tubito para ofrecértelas como muestra de todo lo que me hiciste sentir...

    Todo, Naya, todo lo que hay en ese blog, todo es tuyo, porque te lo mereces como la primera, porque eres uno de los ángeles que Dios me ha mandado para acompañarme en este viaje que tan duro se me está haciendo, porque tienes el corazón tan grande que no te cabe en el pecho (y ahora entiendo por qué tienes tantos blogs, aunque sean compartidos...), y porque no hay nadie, salvo Helen Maran, que se esté preocupando por mí de la manera tan generosa y constante como lo estás haciendo tú...

    Y yo, vergonzosa y sin querer molestar, parezco hasta desagradecida... Pero intuyendo lo que he intuido, no quiero cargarte con más penas y dolores... Quiero ser para ti fuente inagotable de sonrisas y alegrías, porque he vivido, y sigo viviendo muy de cerca esa experiencia y, siendo como soy, no hay noche que no llore...

    Son tantas las cosas que me gustaría decite... ¡¡¡Que soy tonta de baba caída!!! Si tengo te puedo escribir!!!

    Gracias mil otra vez... Por ser como eres, por estar siempre ahí y por el mero hecho de existir, que ya sólo eso es un regalo para el mundo entero!!!

    ResponderEliminar
  2. Estimada Náyade,

    Aquí vine a deleitarme con tu sabia parábola. Es verdad, ser útil es una gran satisfacción.

    Recibe un afectuoso abrazo de mi parte.

    ResponderEliminar